Derechos Humanos: situación de la pobreza infantil en España.

Hoy es el Blog Action Day, un día en el que miles de bloggers de todo el mundo escriben sobre un mismo tema, consiguiendo crear un debate global. En la edición de este año, el tema elegido ha sido “los derechos humanos”.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos fue aprobada por la Asamblea de Naciones Unidas en 1948. De entrada, debe considerarse como el principio que avala a todas las personas en el derecho a la vida, la libertad, la igualdad, la seguridad, y muchos aspectos concretos que de ellos se derivan.

Los seres humanos nacemos con derechos y obligaciones y esta Declaración es el pivote sobre el que gira nuestra sociedad y las relaciones entre todas las personas. Las Naciones Unidas son las que asumen el compromiso de apoyar, fomentar y proteger estos derechos humanos para que nuestro mundo sea apropiado para todas las personas.

De entre todos los derechos que se recogen en la Declaración,  es destacable que 3 de ellos se incumplen en España:

-Articulo 22: Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.

-Articulo 23: […]Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social. 

-Articulo 25: Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad. La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales. Todos los niños, nacidos de matrimonio o fuera de matrimonio, tienen derecho a igual protección social.

Con la situación de crisis económica que vivimos, es inevitable que se incremente el número de víctimas de la pobreza, tal y como se observa año tras año en los informes que publica el Instituto Nacional de Estadística (UNICEF ha publicado una entrada con datos hasta 2012).De hecho, “las tasas de pobreza infantil en España son de las más altas  de los países industrializados, sólo superadas por Letonia, Estados Unidos y Rumanía“, según un estudio sobre bienestar infantil realizado en 29 países por la Oficina de Investigación de UNICEF con datos de la primera década del siglo XXI.somos los que siguen presentando tasas más altas de pobreza infantil.

Fuente: http://www.unicef.es/infancia/ong-espana/infancia-espana/pobreza-datos

Esta situación puede parecernos, a lo mejor, irreal porque no la vemos en nuestro día a día.Sin embargo, la pobreza infantil en España es una realidad que está alcanzando niveles preocupantes (un 26’7% de los menores de 16 años) .Todos los informes y las noticias publicadas en distintos medios  indican que España es un país en el que el riesgo de pobreza para los niños es mayor que para el resto de la población. De ahí la necesidad de dedicar mayores recursos económicos y sociales a la atención de estos menores. Incluso en el marco del bienestar social español, las políticas de atención a la infancia deben ser cada vez más concretas y eficaces.

Y no toda acción debe reducirse a esperar que los Gobiernos solucionen el problema. La experiencia muestra que, aunque ciertas medidas como el apoyo a las familias y las prestaciones por desempleo fueron eficaces para amortiguar el golpe de la crisis económica, es necesario que no sean medidas de carácter temporal, ya que el agotamiento de dichas ayudas, la prolongación de las situaciones de desempleo, las políticas de ajuste y los recortes, unido a las dificultades en las familias, han creado un situación perfecta para un incremento mayor de la pobreza con efectos más intensos.

¿Y qué podemos hacer nosotros? Algo tan sencillo como aportar nuestro granito de arena para mejorar esta situación. Para ello, podemos contactar con alguna ONG local o asociación que preste ayuda a los niños en situación de pobreza. Un listado lo podéis encontrar en el siguiente enlace:

http://www.guiaongs.org/index.php

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *