Cómo fijar precios de un producto o servicio en Internet

Las empresas que deciden comercializar sus productos en línea disponen de diferentes métodos:
• Precio directo: en este caso, el vender establece el precio de producto que debe pagar el comprador y este precio incluye los costes de producción y venta, ya que incorpora un margen de beneficio para el vendedor.
• Precio indirecto: los costes de producción, venta y el margen comercial no son repercutidos al comprador, sino que se asumen por terceras personas o entidades.

• Precio mixto: los costes del producto y el margen de beneficio del vendedor son asumidos en una parte por el consumidor y otra por terceras personas.
• Subasta: el precio es fijado de acuerdo con unas variables y podemos encontrar tres modalidades:
◦ Convencional: el vendedor (o intermediario) fija las condiciones por las que se rige la subasta y recibe las propuestas de compra de los posibles compradores. Así, el precio va en aumento hasta que        el mejor postor se adjudica la subasta y se queda con el producto licitado.
◦ Inversa: el comprador (o intermediario) selecciona la oferta que le parece más atractiva entre todas las que le han presentado los diferentes vendedores.
◦ Holandesa: el vendedor (o intermediario) fija un precio inicial que se va reduciendo hasta que un cliente acepta el precio y adquiere el producto.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *