Formación online y sus mitos: 2º parte

Continúo con el listado de 20 suposiciones erróneas sobre la formación online o e-learning…

 

Va a ser más difícil encontrar un trabajo sin las conexiones de tus ex-compañeros de universidad.

No hay duda que las conexiones son importantes para el éxito del trabajo. Es difícil volver a entrar en el mundo laboral después de cuatro años en una institución tradicional. Sin embargo, el aprendizaje online no requiere que la persona tenga que salir del mercado de trabajo.

La educación, la capacitación laboral y la creación de redes suceden simultáneamente. Además de este beneficio, muchos cursos en línea permiten conectar con gente que de otra manera nunca se reunirían en un aula tradicional. Los cursos online cuentan con alumnos que ya tienen puestos de trabajo y, por tanto, son alumnos que ya cuentan con un gran número de conexiones.

La formación online es impersonal

Las clases online todavía están dirigidas por personas reales que están disponibles a través de correo electrónico, chat, texto, Skype, etc. la formación online es completamente personalizable y permite adaptar horarios, fechas de entrega y otras situaciones que las aulas tradicionales no permiten.

Para las personas tímidas, el aprendizaje electrónico podría ser la oportunidad perfecta para interactuar más. Es más fácil escribir una pregunta en una ventana de chat que levantar la mano en una gran aula.

Los profesores no se toman en serio la educación a distancia

Ellos SÍ lo hacen.

De hecho, muchos profesores que escogen la formación online dedican mucho más tiempo a gestionar sus cursos y planes de estudio. No es lo mismo impartir un curso que gestionar varios al mismo tiempo y con un número mayor de alumnos.

El concepto “viral” ha entrado en erupción en la última década y los profesores quieren reconocimiento por su experiencia, al igual que cualquier otra persona. A medida que el e-learning crezca en el mercado, aumentará la competencia  y los profesores tendrán que esforzarse más para atraer a nuevos alumnos.

La formación online es para las personas que son demasiado perezosas para ir a clases presenciales.

La ruta tradicional a la universidad está llena de problemas, siendo uno de ellos las finanzas, ya que la educación superior es excesivamente cara. Muchos estudiantes inteligentes y motivados no pueden permitirse el lujo de ir a una institución presencial, así que dejemos de considerar el  e-learning como una solución “perezosa”. Se puede ofrecer un compromiso de tiempo más flexible, pero el estudiante debe estar totalmente involucrado en el proceso de aprendizaje si quiere tener éxito.

La formación online es para las personas que han dejado la escuela o no pudieron entrar en la universidad.

Esta es una etiqueta que debemos aplicar al aprendizaje en línea actual. En el pasado, si un estudiante de secundaria abandonaba los estudios, podía intentar obtenerlos a distancia. Pero ahora, los estudiantes están optando primero por el aprendizaje en línea por su flexibilidad, menor coste y la capacidad de trabajar al mismo tiempo que se está en la escuela.

El aprendizaje a distancia sólo beneficia a un tipo de estilo de aprendizaje

Con la tecnología actual, los estudiantes pueden aprender a través de podcasts, vídeos, apuntes, diapositivas, texto, discusiones en grupo, juegos o experimentos en el mundo real. El instructor y los estudiantes no se limitan a un aula, dando a cada persona la posibilidad de estudiar y madurar de acuerdo a su personalidad.

La tecnología es demasiado cara

La tecnología es en gran medida más barata que el coste de una institución tradicional. El coste del software, conexión a Internet, y el ordenador es una fracción del coste de una sola clase de nivel universitario.

La formación online impide que los estudiantes aprendan a comunicarse

La educación en línea enseña a los estudiantes cómo comunicarse con eficacia. Con la barrera de una pantalla de ordenador, las preguntas, discusiones y comentarios deben ser meditadas, escritas con claridad y concisas. La comunicación entre los compañeros de clase y su instructor puede ser igual de abundante, si no más, que una clase tradicional gracias a las herramientas comunicativas del LMS.

Hay demasiadas distracciones del mundo real para que la formación online sea efectivo.

Es cierto que las clases de aprendizaje en línea deben hacer frente a Facebook, Twitter, Snapchat, y millones de otras distracciones digitales.

Pero esto también es cierto en el mundo real. Los estudiantes deben aprender a equilibrar su tiempo, supervisar sus hábitos en línea y establecer prioridades. Una clase tradicional siempre ha sido un entorno muy controlado y, tan pronto como el estudiante se gradúa y consigue un trabajo, tendrá que aprender rápidamente cómo hacer juegos malabares con las demandas de la vida real y todas esas distracciones.

Los estudiantes en línea ya lo han aprendido desde el primer día de clase.

Los estudiantes necesitan un carísimo equipamiento informático.

¿Quién no ha oído hablar del Chromebook de Google? Su precio es de $249.00. Se trata de un ordenador portátil que puede manejar casi todo tipo de herramientas y software que necesita un estudiante online.

¿Y el coste de la conexión? Incluso si el estudiante tiene una conexión lenta a Internet o no la tiene, hay puntos de acceso wifi por todas partes y ofrecen velocidades de conexión rápidas.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *