E-learning: 6 errores clásicos del alumno

Una de las mejores inversiones que puede hacer cualquier empleado es la realización de cursos (e-learning o presenciales), ya que los beneficios que se obtienen son múltiples:

  • mejorar la eficiencia en la prestación de servicios
  • mejorar la satisfacción del cliente
  • mejorar las relaciones con el resto de colaboradores.

Sin embargo, mi experiencia personal como formadora, tutora y estudiante en cursos online, me ha permitido observar que existen una serie de situaciones recurrentes que dificultan el correcto seguimiento del curso y, por tanto, dificultan el aprendizaje:

  1. Posponer las tareas: este es un problema común en la mayoría de los estudiantes que realizan e-learning. Debido a la flexibilidad que tienen en el estudio, la mayoría de los estudiantes suele aplazar las sesiones de estudio. La tendencia es mayor si falta mucho tiempo para la fecha límite de entrega de tareas o exámenes. Hacer el trabajo a su debido tiempo es necesario, ya que permite que el alumno pueda investigar y revisar su trabajo.
  2. Estudiar sólo en periodos de mayor tiempo disponible: A veces, el trabajo diario puede robar todo el tiempo que se necesita para estudiar. Cuando la mayoría de las personas se dan cuenta que sólo cuentan con ratos cortos para estudiar, terminan por saltarse las sesiones de aprendizaje. Esto puede ser devastador, ya que no hay ninguna garantía de que el alumno tendrá más tiempo de estudio los días posteriores. En el e-learning, cada segundo cuenta. Incluso si el alumno sólo tiene diez minutos para estudiar, debería acceder al contenido del curso  y leer aunque sólo sea unas cuantas páginas.
  3. La falta de prioridad:  Es obvio que el alumno que realiza e-learning desea adquirir habilidades sin descuidar su trabajo. Para estar seguros que se realizan las tareas de manera efectiva, es de suma importancia fijar las prioridades. Es recomendable realizar una lista de: tareas pendientes, tareas que se pueden aplazar y tareas no precisas.
  4. No realizar descansos: Los descansos son necesarios en cualquier forma de educación y el e-learning no es una excepción. Para poder asimilar correctamente los conceptos y preparar las actividades y exámenes hay que evitar las sesiones maratonianas y realizar descansos cada X tiempo.
  5. Gestionar el estrés: Se debe buscar ayuda siempre que el alumno se encuentre en una situación estresante. Hay muchos libros y blogs a tener en cuenta, así como expertos que pueden ayudar al alumno. De hecho, la figura del tutor en los cursos online es la responsable de ayudar al alumno a superar las barreras, tanto emocionales como físicas, que dificulten el aprendizaje y seguimiento del curso.
  6. Excusas: En el e-learning, las excusas no son lo suficientemente buenas. Siempre eres tu propio jefe, por tanto, eres responsable de todo lo que haces.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *